Menu

Implantes dentales

Los mejores resultados para recuperar tus dientes son los implantes dentales que están ideados para ello.

header photo

Cómo se hace el implante dental

El implante dental actúa como una raíz artificial para aguantar los dientes artificiales. Se usa en los dos casos que la persona termina de perder un diente como en los casos que la persona pierde unos pocos y hasta el momento en que todos y cada uno de los dientes. En estos casos de grandes pérdidas, no es preciso poner un implante por cada diente faltante ciertos implantes bien extendidas son capaces de aguantar un puente fijo y dan al paciente con estética, comodidad, seguridad y una masticación eficaz.
En la mayor parte de los tratamientos el paciente somete a cirugía para la colocación de implantes y espera a lo largo de un periodo de cuatro a seis meses de Osteointegración (permanente unión entre el hueso y el implante). En ciertos casos, este tiempo puede reducirse. Tras este periodo se efectúa el implante dental. En este intervalo de tiempo, no es preciso que el paciente sin la prótesis un día pues se hacen prótesis temporales a fin de que el paciente sostenga la estética y funcionalidad a lo largo del tratamiento.
La colocación de implantes se efectúa en general con anestesia local y sin dolor. El postoperatorio en la mayor parte de las veces es muy apacible y cualquier molestia se suprime con el empleo de calmantes. En ciertos casos es posible efectuar implantes a través de el proceso de carga de manera inmediata. En estos casos se instala una prótesis temporal justo después de la colocación de implantes. Con lo que tuvo inmediatamente la carga es hueso preciso caso cantidad y calidad tal como ciertos cuidados por el paciente.
En los casos donde el hueso está muy atrofiado y no basta para la instalación de los implantes, el paciente debe someterse a un injerto de hueso para acrecentar la altura o bien grosor del hueso. El día de hoy tenemos múltiples formas de injertos. El hueso se retira de la parte trasera de la quijada, mas en ciertos casos pueden asimismo utilizar, hueso ilíaco, tibia y escutelaria. Otra alternativa es la utilización de biomateriales que son sustitutos óseos fabricados industrialmente. La elección del género de injerto a emplear ha de ser una resolución del dentista y el paciente a examinar los beneficios y desventajas de cada técnica.