Menu

Implantes dentales

Los mejores resultados para recuperar tus dientes son los implantes dentales que están ideados para ello.

header photo

Implantes dentales

Implantes dentales

La implantología es un área quirúrgico de la odontología dedicada a la colocación de implantes para rehabilitar las ausencias bucales, dejando al paciente tomar ventaja de los dientes naturales ofrecen comodidad, en contraste a las prótesis removibles incómodas y antiestéticas.

Implantes dentales: ¿Qué son y cuáles son los beneficios?

Los implantes son estructuras de titanio capaces de integración en el tejido del hueso (osteointegración), dada su compatibilidad con el cuerpo humano, puesto en la quijada o bien maxilar, sustituyendo las raíces de la pérdida de dientes y trabajan como pilares de apoyo de la futura prótesis (coronas, fijada, puentes o bien removible parcial o bien total).
Otras ventajas de los implantes incluyen el mantenimiento de la estética facial y la estructura ósea que se pierde con la ausencia de dientes, restauración de la eficiencia masticatoria, mantenimiento de los dientes vecinos, prosperar la autoestima, entre otros muchos.
Implantes dentales

Las tres etapas del tratamiento

Dada la dificultad de la intervención, el tratamiento se divide en 3 fases: planificación, cirugía y rehabilitación ortopédica.
En la primera fase – planificación – un examen y evaluación de todos y cada uno de los factores que pueden ser relevantes para el éxito del implante dental.
La fase quirúrgica consiste en poner los implantes dentales bajo anestesia local, a través de técnicas quirúrgicas ligerísimamente invasivas y alta precisión. Cuando las condiciones anatómicas del paciente son convenientes, es posible poner coronas temporales, fijados a los implantes dentales, en el día de la cirugía. No obstante, se hace la rehabilitación terminante tras el hueso total cicatrización cerca de los implantes. Regeneración ósea toma unos meses para completarse y, si no se ponen coronas temporales, los implantes están cubiertos por la encía. En casos donde la cantidad o bien calidad de hueso libre es deficiente para la colocación de implantes, puede ser preciso recurrir a técnicas de ya antes o bien al tiempo como cirugía del injerto de hueso.
Finalmente, la tercera etapa es la rehabilitación ortopédica. En esta etapa se hacen moldes que dejen hilar los dientes terminantes (coronas o bien puentes) y después su fijación al implante. Estas obras, por su dificultad y rigor, requieren una extensa prueba, para conseguir los mejores desenlaces estéticos y funcionales.

Al terminar el tratamiento, es esencial sostener una cautelosa higiene bucal para no comprometer el éxito de la rehabilitación.